¿Tenés en mente comenzar un emprendimiento? Si estás dando los primeros pasos, seguramente te encontrarás definiendo qué producto o servicio ofrecer, cuál será tu público objetivo y qué canales usar para promocionar y vender. Pero, además, es muy probable que estés pensando, y mucho, el nombre de tu marca

La elección del nombre de un proyecto es algo que, sin dudas, no debe realizarse a la ligera. Ese nombre será el primer contacto que tendrán las personas con tu negocio o emprendimiento, el punto de partida para crear una conexión con tus clientes. Será lo que diferenciará a tu producto/servicio de la competencia. 

Una marca es también portadora de valores, significados y emociones, por lo que hay que pensar con mucho detenimiento qué nombre tendrá. Para ayudarte, desde DonWeb comparten 3 principios básicos para crear una marca poderosa

  • Que sea breve y fácil de recordar 

Es recomendable que el nombre exprese la idea de tu negocio o emprendimiento en pocas palabras para que sea sencillo de memorizar. Pensá en Nike, Adidas, Sport 78, o en La Nación, Tiempo Argentino, Crónica. Son marcas con nombres cortos, que entran rápidamente en la mente del consumidor.

  • Que sea fácil de pronunciar

¡Esto es clave! Es muy complejo construir la identidad de una marca impronunciable. En este paso, debés estudiar a tu público objetivo para crear un nombre que les sea sencillo de escribir y que suene agradable al oído. Si tu negocio será local, podés usar, por ejemplo, expresiones típicas de tu ciudad; pero si tu idea es que se extienda a un mercado nacional, procura que todo tu público se sienta identificado. 

  1. Que sea positivo y llamativo 

Un buen nombre de marca es aquel que tiene un toque único, llamativo y distinto a los demás. Asimismo, es importante que transmita una sensación de positividad, buenos valores o emociones confortables. Al crear el nombre, te sugerimos decírselo a un amigo para que te cuente qué sintió, qué le produjo. Si el efecto es positivo, estarás en un buen camino.  

Dominio: tu marca en Internet

Cuando querés comprar algo, ¿a dónde acudís primero? Estamos seguros de que la respuesta es Internet. Todos buscamos en la web las características del producto, comparamos precios y evaluamos en qué negocios está en stock. ¡Estar online hoy es fundamental para posicionar una marca en el mercado! 

El primer paso, antes de ponerte a crear una página web, es registrar un dominio: tu nombre en Internet. El dominio es el famoso nombre.com y es único e irrepetible en el mundo. ¡Un dato interesante! En el mes del amigo, DonWeb lanzó una promoción 2×1: registrando un .com, te llevás gratis un .online. Lo podés aprovechar aquí

¿Por qué tener dos dominios? Para resguardar tu marca. Como dijimos, nadie puede registrar un dominio que ya está apuntado. De ahí la importancia de registrarlo primero para evitar que otra persona use tu nombre. Cuanto más dominios registres con tu nombre, más protegida estará tu marca. Google, por ejemplo, tiene google.com y google.net. 

¡Cabeza y manos en acción! Escribí en una hoja todas las ideas, comparalas, descartá opciones, elegí las mejores y chequeá su disponibilidad en Internet. El resultado: una marca registrada y lista para comenzar a crecer. 

 

 

 

Traducir / Translate »